CLOSE-UP nº 1 : Charlie Taché | Cast

plantilla-closeup-castweb
ENTREVISTA CLOSE-UP

Después de la sesión de fotos para el artículo de CLOSE-UP, converso un poco de arte en La Tache | GalleryBarcelona (www.latachegallery.com) con Charlie Taché, su flamante y joven director. En la sala de exposiciones hay una espléndida instalación de Javier Pérez (En Puntas, 2013. Video instalación de medidas variables) y buscamos la luz en la sala de reuniones, librería y espacio multidisciplinar. Le miro a los ojos buscando respuestas a las clásicas preguntas del millón. Estamos cómodos y no queda otra alternativa que entrar en materia. Aún retengo en la retina la inquietante corona de cristal de Murano sobre un cojín de terciopelo color sangre que he visto al pasar. Me habría encantado ponérmela. Tomamos asiento y empezamos la entrevista.

LL.B.: ¿Cómo ves la situación del arte actual?

CH.T.: La situación del arte actual es un poco complicada. Es complicada porque el IVA no ha ayudado a la creación. Son medidas impuestas que no favorecen al artista, al galerista o el consumidor que desea comprar obras de arte. Desconocen la importancia que tiene la cultura y el arte en una sociedad. Esto nos preocupa.

LL.B.: ¿Qué línea define vuestra galería?

CH.T.: Nosotros nos basamos en nuestras inquietudes y la forma de entender el arte. Cuidamos que el artista sea novedoso y que tenga algo qué decir. El arte actual no es solo es fotografía, pintura y escultura, sino que hay otras disciplinas como el diseño industrial, por ejemplo la obra de Martí Guixé. Un diseñador que hace objetos, ediciones limitadas, que cuida mucho el producto final, a pesar de la funcionalidad de sus creaciones, no busca la masificación. También tenemos a Marc Monzó, un joyero que crea unas fantásticas joyas, de gran delicadeza, únicas. Creemos que aunque sean un producto artesanal alcanzan la categoría de obra de arte. Y en el ámbito más tradicional, tenemos a John Ensor Parker, que viene del cruce de caminos entre arte y ciencia. Un artista que busca la racionalización de ciertos puntos inviables.

LL.B.: ¿La programación anual marca una tendencia?

CH.T.: En efecto. Buscamos la variedad. En un año de exposiciones intentamos no poner a cuatro fotógrafos consecutivos. Preferimos la diversidad. Pintura un mes, al siguiente, algo más escultórico… Siempre basados en el plantel de la galería.

LL.B.: Quisiera citar unas palabras recogidas en vuestro blog, donde Carles Taché, en el número de El Ciervo de diciembre de 2011, responde: En cuanto a lo que entendemos por “arte”, personalmente opino que aquello que tradicionalmente hemos llamado arte, hoy en día ha ampliado considerablemente su significado: en la actualidad, muchas profesiones, cuando traspasan y/o transgreden sus propios límites, adquieren una nueva dimensión que nos obliga a analizarlas bajo nuevos parámetros. Podríamos citar, por ejemplo, los terrenos que han indagado Alexander McQueen en moda o Ferràn Adrià en cocina (entre otros muchos casos). Sus ejemplos nos demuestran cómo toda exploración fuera de los límites de la propia disciplina que le da punto de partida, entra a formar parte de un “algo” no catalogable que, quizás, podríamos llamar “arte”. Obviamente, en este proceso se corre el riesgo de equivocarse, especialmente cuando -con cierta falta de consideración y de responsabilidad- se consideran la modernidad y la originalidad como valores artísticos per se“. ¿Qué opinas al respecto?

CH.T.: Sí, sí, completamente de acuerdo. El “Arte” debe llevar a los límites tanto materiales como conceptuales el trabajo de un artista. Tanto a nivel técnico, en cuanto al material, como en la actuación: el proceso creativo.

LL.B.: Sin olvidar la vertiente comercial, vuestra filosofía, os hace especiales.

CH.T.: El creador, el artista, está obligado a experimentar. En este sentido, creemos, que una galería es un laboratorio.
EL CUESTIONARIO

Abandono el vértigo del Arte y me adentro en aspectos más mundanos, con la idea de conocer más de cerca al personaje:

LL.B.: Ahora, si me permites, quisiera hacerte algunas preguntas de orden más personal.

CH.T.: Muy bien.

LL.B.: ¿Qué comida te gusta?

CH.T.: Me gusta mucho la carne. Soy muy carnívoro –se ríe, y claro, compartimos risas. A continuación puntualiza–: Mi mujer es asturiana y nos entusiasma la carne. Nos encanta.

LL.B.: ¿Puedes comentar alguna película que hayas visto, una obra de teatro o algún espectáculo?

CH.T.: Tengo muchas ganas de ver “El molino y la cruz” del director polaco Lech Majewski. La película está basada en una pintura. Estéticamente toda la cinta recuerda una pintura, por la fotografía, la iluminación… Hay un momento donde aparece la imagen del cuadro “Cristo cargando la cruz” del pintor flamenco Pieter Brueghel “el Viejo”. Quiero verla, pero aún no he tenido tiempo.

LL.B.: Otra pregunta: ¿Te consideras más de pueblo o de ciudad?, ¿prefieres conducir o caminar?

CH.T.: Soy más rural; me gusta caminar. Aunque tengo coche y suelo conducir. Los fines de semana voy en bicicleta. Salgo con la perra a pasear. Soy muy tranquilo.

LL.B.: ¿Hay algún objeto personal al que le tengas especial estima? Un anillo, una prenda de ropa, un reloj…

CH.T.: Los sombreros. Cuando era pequeño coleccionaba gorras. Muchísimas. Bolsas y bolsas. Mis padres, cuando iban de viaje, siempre me traían alguna gorra para colección. Ahora he cambiado: ¡me encantan los sombreros! En un viaje a la India le pregunté a un indio que pasaba por la calle donde podía adquirir el sombrero nepalí que llevaba él. “¿Cómo se llama el sombrero que llevas?”, le pregunté. Me hizo mil indicaciones. Son muy difíciles de encontrar para un occidental. Al final lo conseguí. Una odisea. Mis amigos, que ya lo saben, siempre me traen sombreros. El otro día un amigo de Filipinas me trajo uno, unos artistas polacos otro…

LL.B.: Está genial. Bueno, ahora, para acabar, quisiera que me hablases un poco sobre la siguiente exposición: el artista Vermibus.

CH.T.: Tendremos a Vermibus, un español, que vive y trabaja en Berlín. Es un artista que proviene del mundo de la publicidad y conoce muy bien el medio. Su obra está vinculada a los carteles publicitarios. Lo que suele hacer es salir a la calle, localizar carteles en cajas lumínicas. Los saca y los reemplaza, al cabo de unas horas o días, una vez los ha tratado con disolvente y aguarrás. No añade elementos a la obra: los reordena. Te hace plantear la estética de las marcas. El bombardeo informativo.

LL.B.: Una crítica artística sobre el consumo desaforado.

CH.T.: Sus obras son una reflexión sobre la belleza, cómo y qué vestir y la aceptación del individuo dentro del grupo.

LL.B.: También existe cierto aspecto transgresor…

CH.T.: Vermibus se salta la norma. Lleva a los límites la obra. Además está la reacción del público. Ése cartel que han visto cien veces, te lo han cambiado. Quizá inconscientemente no lo aprecias al primer vistazo. Es una obra muy potente. Es un artista muy joven. Aunque algunos vinculen su trabajo con el “Street Art”, Vermibus va mucho más allá. Hay una lectura más pictórica.

Acabamos aquí. Le pregunto si se ha sentido bien. Me responde afirmativamente. Antes de salir me entretengo un poco en la sección de libros. Ojeo alguno. Preciosos. Os invito a visitar presencialmente la galería, o bien, su tienda online. Una maravilla.

Texto y fotografías: Lluís Bussé © 2014
Twitter: @lluisbusse
E-mail: lluisbusse (at) gmail.com