Close-Up nº 2 : Guillermo Pfaff | Cast

plantilla-closeup-n2-cast

ENTREVISTA CLOSE-UP

Es sorprendente que en día de hoy existan personas de una pieza: con valores y una obra honesta y sincera. Me refiero a Guillermo Pfaff, un joven artista con una obra que analiza el medio pictórico y explora el territorio del arte con una mirada poliédrica, a la vez reflexiva y apasionada, alimentándose de valores y experiencias personales. Un flujo continuo dentro de un canal que conecta la vida y la estética, en una suerte de comunicación a dos bandas: por una parte el creador, y por otra, el contenido artístico. Gracias a sus creaciones y una particular visión del medio, aprende y evoluciona hacia nuevos retos. Pero será mucho mejor que AAPFAFF nos lo cuente con sus propias palabras.

LL.B.: Eres una persona que ha viajado mucho: París, Berlín, Madrid, una estancia en el centro Shin Minatomura de Japón, etcétera. Cuéntame algo de ello: tus viajes…

AAPFAFF.: En realidad no viajo tanto, sólo que sumas tres o cuatro viajes y parece que te hayas movido mucho. Hay gente que se mueve mucho más. Mi trabajo es más estático; necesito un estudio, es poco portátil, requiere una infraestructura grande, espacio de trabajo, almacenaje. Viajo poco y no me molesta. Me gusta viajar puntualmente pero no envidio nada a la gente que viaja todo el día.

LL.B.: Tu obra, sin embargo, se mueve en una reflexión sobre el medio pictórico. Incluso te planteas el acto de pintar antes de pintar. ¿Sobre qué estás trabajando?

AAPFAFF.: Supongo que es inevitable caer en los tópicos. Hay una cita que dice, poco más o menos: “Uno se pasa la vida trabajando sobre lo mismo”. Lo que ocurre es que vas poniendo puntos de atención diferentes. El exterior influye (lo mismo que en los viajes), el contexto, la conciencia… Con el tiempo, llegas a la conclusión, que estás trabajando siempre sobre las mismas cuestiones.

LL.B.: ¿Qué cuestiones?

AAPFAFF.: Me gusta trabajar sobre el medio pictórico. Lo utilizo para expresarme. No de una manera hermética, sino que lo hago de forma experimental. Y busco la poética que se desprende. O la busco y a veces la encuentro, aspiro a esa poética. En ocasiones hay otros pretextos que en algunas piezas sirven como medio de transporte, para al final, expresar lo mismo. A veces se me ha encasillado como artista que “reflexiona sobre el medio” (luego hablaremos sobre mi idea del “medio”), sobre el oficio. Es verdad, algunas de las experiencias a lo largo de los años han sido impedimentos relacionados con el oficio, la imposibilidad de vivir al cien por cien del propio trabajo, problemas de movilidad, almacenaje de la obra… Toda una serie de cuestiones que acaban influyendo. Luego quizá, nuestros contemporáneos no están acostumbrados a consumir pintura, parece que se trata de un producto asociado al lujo pero respondiendo a tu pregunta: reflexiono sobre la pintura porque me gusta y hay también una necesidad de comunicar.

LL.B.: El canal de comunicación…

AAPFAFF.: Sí. Esto entronca con lo que te quería comentar sobre el “medio”. Todo el mundo se refiere al “medio” como parte de un binomio; medio pictórico, medio expresivo. Yo creo, que la gracia reside en darse cuenta que el “medio” es bidireccional, no únicamente expresivo. La pintura es algo que me ayuda a expresarme pero que la vez me forma. Yo he experimentado valores a través de la pintura de la misma manera que aprendes de la vida. He establecido de ella una analogía de la vida, te permite reflexionar sobre cosas que luego coinciden con valores. Aquí entiendo el significado de “medio”; como un mecanismo de transporte que expresas de dentro hacia afuera, pero también…

LL.B.: …recibes.

AAPFAFF.: En efecto. Yo siempre pongo el ejemplo del “skater”. Los envidio muchísimo; ya no soy tan joven –Pfaff ríe con la mirada traviesa de un niño–. Un “skater” cuando sale a la calle y observa un banco, un bordillo, una papelera… En realidad no está viendo un banco, un bordillo o una papelera; está viendo soportes para practicar sus trucos, trampolines… Mira el mundo de otra forma. A mi eso me encanta. Para mí la pintura es parecida. La percepción es más compleja. Pero sirva el ejemplo. Veo a través de una mirada pictórica. Entonces piensas: “¡Ostras! La pintura me está dando más, en mi forma de ver el mundo, de lo que yo nunca seré capaz de expresar. Mi mirada filtra según criterios pictóricos. Por eso me gusta poner el acento en el “medio” y dejar aparte lo de “expresivo” etc.

LL.B.: Ya veo.

AAPFAFF.: El “medio” es un canal bidireccional. Luego el “expresivo” lo ponen los demás, no se porqué. ¿Quizá la gente siente que no participa de ello? Mira los cuadros y aprecia valores “expresivos”… Es importante remarcarlo porque puede interpretarse de otra manera.

LL.B.: Ahora, si te parece, podemos pasar a cuestiones más personales, alejadas del oficio.

Guillermo Pfaff asiente y aprovecho la oportunidad para dar paso al cuestionario.
EL CUESTIONARIO

LL.B.: ¿Eres urbanita o rural?, ¿te desplazas a pie, en coche…?

AAPFAFF.: Tengo un origen urbano, que se potencia en mi etapa postadolescente. Pero cada vez soy más escéptico. Hace pocos días, meses, tuve una entrevista con un comisario de exposiciones muy importante en Londres. Él venía de Brasil. ¡Nos citamos en Londres, claro! “Estoy en Europa, vamos a quedar en Londres”, pensó el comisario. Y yo le decía a mis amigos: “¡Pero qué coño! ¿Cómo me cita en Londres?”.

Nos reímos… Recobrados, Guillermo Pfaff reflexiona sobre la cita:

AAPFAFF.: Pensé: “Soy un artista joven, me cuesta un pastón el avión, el hotel, el no sé qué… También podríamos hacer un reunión por “Skype”, ¿no?”. Pero parece que si quieres ser un gran artista, ¡el mundo es pequeño! Desayunas en París, almuerzas en Londres, quedas con un curator en Moscúy vuelves a cenar a Barcelona” ¡Muy bien! ¡Un yuppie del arte! ¡Ostras! Y yo me iba a Londres, gastándome lo que no tengo por una supuesta cosa que irá bien para mi carrera pero que me iba a desestabilizar el mes. Y sí… Fue un gran lujo entrevistarme con este comisario, quien además me hizo ver que entendía el mundo como algo pequeño y, que viajar así, en definitiva, era algo natural. Volví a Barcelona, tan cercana, rural (yo vivo en Vallvidrera) y pensé: “No, no. El camino es por otro lado. Ahora nosotros (Pueblos menos desarrollados) vamos por delante”. Hay artistas, no sé, como Perejaume, que hace muchos años que habla de la involución. Sí, tengo una procedencia urbana pero cada vez me gusta ser más consecuente.

LL.B.: Hace un momento, comentaste la cita en Londres con un importante comisario de exposiciones. Háblame un poco de la experiencia como artista seleccionado en la Curator’s Nertwork.

AAPFAFF.: Una iniciativa muy interesante del colectivo madrileño Hablarenarte, que valiéndose de las posibilidades de Internet y de los medios, decidieron hacer una plataforma con una base de datos que relaciona artistas y comisarios, valiéndose de la necesidad de establecer relaciones entre ambas comunidades. Es una iniciativa en la que participan diferentes países europeos que escogen a un grupo de artistas y comisarios de cada país. Una experiencia positiva.

LL.B.: Perfecto. Pasando a otra cosa, te pedí hace días, y gentilmente lo has hecho, que trajeras contigo algún objeto personal. Te acabo de hacer algunas fotos junto a tres Reyes Magos, diminutos… ¿De dónde vienen y por qué los guardas?

Guillermo se los saca del bolsillo y los coloca sobre la mesa.

AAPFAFF.: Cuando me dijiste que llevara conmigo un objeto para la entrevista, me costó, pero yendo un poco a la esencia decidí traer esto. Desde pequeño que guardo las figuras que me tocan en el Tortel de Reyes de Navidad, van aumentando en número. Tengo muchos más. He traído tres…

LL.B.: ¡Te han salido muchas veces!

AAPFAFF.:¡Claro, en treinta y siete años! Imagínate… Tal vez tengo ocho o nueve.

LL.B.: Muy bien.

AAPFAFF.: Es curioso porque sin quererlo, los guardo todos. Los iba metiendo en una caja. Y ahí están. Soy bastante ordenado, yo. Tampoco guardo muchas cosas. Pero por tamaño…

LL.B.: Es “portable”.

AAPFAFF.: Este año me ha tocado uno –me lo muestra–. Y sólo he comido un Tortel…

LL.B.: Sí, claro.

AAPFAFF.: Me ha tocado y quiere decir que va a ser un muy buen año.

LL.B.: Seguro.

AAPFAFF.: De hecho ya estoy hablando de exposiciones con galeristas en el extranjero…

LL.B.: Fenomenal. Saltando a la experiencia gastronómica. ¿Te apetece más lo dulce o lo salado?

AAPFAFF.: No soy muy aficionado al dulce, pero el chocolate me encanta. Me gusta disfrutar de la comida. Considero muy importante la alimentación, somos lo que comemos, ¿no? Mi mujer sabe mucho más sobre la dieta saludable, la practicamos en casa. pero también me gusta mucho la comida como experiencia. Ahora que está tan de moda. Yo me lo paso fantástico cuando tengo la oportunidad.

LL.B.: ¿Puedes comentarme alguna lectura, espectáculo, evento que te hay causado una profunda impresión? ¿Algún flash que te haya venido: libro, fotografía, música…?

AAPFAFF.: Me parecen absurdos los debates sobre pintura, escultura, vídeo… Hay buen arte y hay mal arte. Cada uno que haga lo que quiera… En concreto la pintura me ha causado grandes emociones. Pero he de reconocer que como la música no hay nada.

LL.B.: ¿Alguna obra en concreto, artista, intérprete?

AAPFAFF.: No, no… Música clásica, música moderna. Un poco como antes: música buena. La música es con lo que más fácilmente me siento acompañado. Me conmueve. Conecto. Es algo bastante general. Pero con la pintura también. Hay un libro que he leído varias veces, que se llama “El ruido eterno” de Alex Ross, que me encanta. Explica más o menos la historia del siglo XX a través de su música. Muy interesante. La combinación es quizás la música, la poesía… Para mí, un artista que no sé si tiene la dimensión que debería tener, que es alucinante, es Brossa.

LL.B.: Un genio.

AAPFAFF.: No sabemos lo que ha pasado aquí.

LL.B.: No está donde realmente merece estar.

AAPFAFF.: ¡Para mucha gente, sí! No lo voy a descubrir yo, pero socialmente parece ser que lo reconocen y poco más. Encuentro que es alucinante la clarividencia que ha tenido al hacer poesía con objetos, utilizando los medios de un modo tan sostenible. El lenguaje, que es algo tan inmediato, tan cercano, y gratis… Ahora que es todo gratis, ¿no? Brossa lo utiliza como arte, arte visual, coge un objeto y lo traslada de contexto… Maravilloso.

LL.B.: Sí, es un maestro de las artes visuales. Un poeta visual.

AAPFAFF.: A mi me gusta mucho ver la pintura así. Ahora estoy pintando los listones de los bastidores, poniéndoles una tela muy fina, jugando con la propia estructura como elemento expresivo. Me gusta tomar consciencia de lo que es un cuadro en sí: la dimensión del objeto. En éste sentido de Brossa puedes aprender todo. Pero es que aquí tenemos grandiosos artistas. Antes te hablaba de Perejaume. No veo cómo se puede ir más lejos.

Asiento con la cabeza y me hace gracia la frase, que por supuesto suscribo. Maravillado por el convencimiento y énfasis con el que Guillermo Pfaff recalca y matiza cada afirmación suya, el pintor sigue deleitándome con su genuina visión del arte.

AAPFAFF.: …Es que a lo mejor no hace falta ser reconocido. Ni es necesario que las grandes trienales te pongan obra. No lo sé. Pero yo no lo entiendo cómo no está arribísimo del todo. Es un tío que tiene un calidad artística inmensa. Por esto no me hace falta ir a Londres, Tokio o no sé qué. Porque aquí, en Barcelona, he visto discursos artísticos impecables. Fuera también… Disfruto mucho con el arte. Es una filosofía. También me gusta mucho el fútbol.

LL.B.: ¿Algún equipo?

AAPFAFF.: El Barça. Soy del Barça… No locamente, pero tampoco lo voy a esconder…

LL.B.: Perfecto. ¿Te has sentido bien? ¿Hay alguna cosa más que deseas comentar?

AAPFAFF.: Antes de la entrevista me trajiste un detalle, para agradecerme mi tiempo. Me he quedado con las ganas de decir, que gracias a ti. Si todos participamos en la trama del arte, sin individualismos (bastante absurdos y contraproducentes), todos salimos beneficiados. Yo estoy implicado en mil cosas: pasé por Hangar y ahora estoy en el Patronato de la Fundación de Hangar… Me interesa todo. Creo que es la única manera. Entrelazar nuestros trabajos. Ocurre como en cualquier comunidad.

LL.B.: Claro…

AAPFAFF.: Para la comunidad artística la comunicación también es imprescindible. Sino, no vamos a ningún lado.

Acabamos aquí con la misma sensación de bienestar que uno encuentra de buena mañana cuando acaba de desayunar y todo se pone en su sitio. Con Guillermo Pfaff uno podría pasar horas conversando. Pero mejor que sus palabras os invito a descubrir su obra.

Texto y fotografias: Lluís Bussé © 2014
Twitter: @lluisbusse
E-mail: lluisbusse (at) gmail.com