Close-Up nº 16 : Lluís Torner | Cast

close-up-lluc3ads-torner-2-cast

Entrevista Close-Up

Llego a ICFO, a dos pasos del Canal Olímpico de Castelldefels, en el Parque Mediterráneo de la Tecnología, con la sensación de que estos atletas de la ciencia de la luz han ganado todas las olimpiadas a nivel planetario dentro de su área de investigación: la luz y sus aplicaciones a nuestra sociedad. Fundamentalmente las claves de este éxito abrumador lo podemos percibir con claridad por el ingenio, la fascinación por lo desconocido y el trabajo intenso de los ICFOnianos, y también de todo el equipo directivo, la administración y los servicios internos. Un engranaje perfecto. Después de adentrarme por unos pasillos de lo más curioso, donde los científicos trabajan dentro de sus laboratorios con tecnología de vanguardia (la verdad, si vuelvo a nacer, quisiera ser uno de estos investigadores), recibo la bienvenida del director del ICFO, Lluís Torner, quien con mucha amabilidad y simpatía me ha concedido un rato de su valioso tiempo para la entrevista.

Ll.B.: Quería saber un poco tus orígenes: ¿qué has estudiado?, ¿qué hicistes antes de llegar al ICFO? Tu trayectoria profesional.

Ll.T.: Jo soy físico de la Autónoma. A mí la física me gustó, mucho, cuando ya era grande. No soy uno de esos que desde muy pequeño dices: “Oh, este será un científico”, porque se le ve en la forma de ser. No; a mí me gustaban más bien los deportes y en las ciencias, las matemáticas, porque es algo que tiene una lógica interesante. Me gustaba la estética que tienen. Pero también me gustaba la física porque es cercana al mundo natural, que si es una pasión que tengo. A mí me gusta mucho las cosas del mundo natural. Soy una persona “outdoor” que se llama en inglés. Pero en la vida me parece que hubiera podido hacer muchas otras cosas. Hice física y ahora soy científico, pero hay muchas cosas que me gustan. Estudié un tiempo en Estados Unidos como doctor, y volví aquí, y me dieron la oportunidad de crear un centro como éste, como el ICFO, y estoy muy contento de su trayectoria.

Ll.B.: En ICFO trabajáis diferentes áreas relacionadas con la luz: la salud, el aprovechamiento de la energía solar, las comunicaciones… Por ejemplo, el último punto, el de las comunicaciones, ¿cómo utilizamos la luz?, ¿cómo se hace?

Ll.T.: Bueno, hay varias formas. En ICFO tenemos un programa que se llama Luz para información (Light for information), que incluye lo de comunicar. Pero Luz para información es más amplio porque significa comunicar pero significa también proyectar. Por ejemplo las pantallas, de un móvil, de la tele, lo que sea, también son luz para comunicar. Porque tú ves imágenes allí. Hoy en día, en un móvil… el móvil es algo curioso, porque ¡se inventó para hablar!

Ll.B.: Sí… (risas)

LL.T.: Cada vez lo utilizamos menos para hablar. Hacemos Whatsapp, hacemos email, tenemos el browser, tenemos la cámara para hacer fotos… La cámara también es algo para ver. Así, que de hecho, es luz para hacer imágenes, para enseñar cosas, o para enviar información de un lugar a otro. Cuando es enviar información se envía en fibra óptica por medio de flashes de luz. Las cosas se codifican en ceros (0) y unos (1). Un 0 es cuando no hay luz. Y un 1 es cuando hay un flash de luz. Durante años se han encontrado métodos para hacer flashes de luz muy, muy rápidos, de manera que se puede enviar mucha información en una fibra óptica.

Ll.B.: ¿Puedes hablar un poco de otras áreas de investigación que trabajáis en ICFO?

Ll.T.: Sí, la idea importante es que hoy en día con luz se hace de todo, que es algo que a veces sorprende. Cuando se piensa en luz, pensamos en luz solar o pensamos en luz de bombillas, digamos, en varios colores. Incluidos los leds y compañía. Cuando se piensa en luz, pensamos en iluminación, en cámaras quizás, es decir, en cosas que tienen relación con la visión. La idea es que hoy en día con luz, evidentemente se ve, es obvio, pero se hacen muchas otras cosas. La luz es una herramienta universal que se utiliza para ver, para cortar, para pegar, para etiquetar, para marcar, para diagnosticar, para curar, para calentar, para enfriar, para escribir, para borrar, etc. Hay una lista larguísima de cosas que se hacen con luz. A menudo no es luz convencional, no es luz de esta, de las bombillas o del Sol, sino que es luz láser. Los láseres son unos utensilios que dan una luz muy especial, muy controlada, de un color muy preciso, que se puede enfocar a un lugar de manera muy cuidadosa. Y por lo tanto permite hacer estas cosas que te decía. Permite hacer cosas que con luz normal no se podrían hacer. Por ejemplo: diagnosticar. Este es un programa que tenemos potente aquí en el ICFO, que tiene que ver con algo que se llama nanomedicina. Es una parte de la ciencia que busca dos cosas. Una, entender cómo empiezan las enfermedades cuando están arrancando, en cuanto afectan no el cuerpo entero sino a una célula. Y dos, diagnosticar cuando aún son muy prematuras. Por ejemplo, en un cáncer. Entender cómo funciona significa entender qué le pasa a la célula físicamente cuando se vuelve enferma. O sea, la membrana se vuelve más rígida o más flexible, ¿cómo cambia la química en el interior?. Y el diagnosis prematuro se refiere a que, cuando todavía tienes pocas células cancerosas, éstas ya emiten algunos marcadores. Los marcadores circulan por la sangre pero en cantidades muy, muy pequeñas. Pues miramos formas de encontrar estos marcadores años antes de que sean detectables con otros métodos.

Ll.B.: ¡Vaya!

Ll.T.: Esto se estudia para el cáncer, pero también para la enfermedad de alzheimer, etc. Si puedes entender cómo empiezan las enfermedades quizás los farmacéuticos y los médicos podrán evitar que crezcan o hacer que lo hagan mucho más lentamente.

Ll.B.: Claro. Y con ello, ¿hacéis lecturas de luz? ¿Podéis registrarlo? ¿capturarlo de alguna forma?

Ll.T.: Por ejemplo, para el tema diagnosis, necesitas tener una forma de hacer análisis, como los que te hacen cuando te sacan sangre, que sean muy precisos. Cuando te hacen unos análisis, te sacan sangre que se envía a un laboratorio químico, que detecta el colesterol. La luz permite detectar estos marcadores cuando hay cantidades muy pequeñas. Cuando hay cantidades que un análisis químico convencional aún no detecta.

Ll.B.: Una medicina preventiva. Y esto a nivel de industria, ¿se vende a empresas? ¿Colaboráis con muchas empresas, de investigación, laboratorios… ?

Ll.T.: Sí, en temas biomédicos lo que hacemos es trabajar mucho con hospitales. En ICFO hacemos técnicas, que luego deben validarse. Primerodebe hacerse con células, eso sí lo hacemos aquí. Después en animales, y después en humanos. Nosotros hacemos técnicas y nuestro partner a menudo son hospitales. Estos son los que hablan con empresas. De todas formas en ICFO hacemos muchas cosas, aparte de temas biomédicos, hacemos células solares, pantallas, cámaras, sensores, que esos sí que creamos a menudo con empresas. Cuando podemos con empresas de aquí, y de hecho, podemos menudo. Pero si no, con empresas de todo el mundo. Si tenemos que ir a buscar una empresa en Finlandia, Nueva York, Japón, pues vamos.

Ll.B.: Últimamente hicisteis por Internet y otros medios el concurso Illuminating Curiosity. Una idea muy divertida, donde salían diferentes personajes, conocidos por el gran público y hacían preguntas relacionadas con la luz. Puedes explicar esta campaña, la encuentro muy interesante.

Ll.T.: Todo está relacionado con esta idea que antes decíamos: la luz sirve para muchas cosas. Muchas cosas que nos pasan en la vida cotidiana. Muchísimas que están afectadas por la luz. Muchas de ellas por la luz solar, la luz de bombillas, pero otras no. Esto es algo que la gente que estamos en el gremio sabemos, pero la gente que no está en el gremio no siempre sabe. Y pensamos que podríamos hacer un concurso donde gente famosa se ​​preguntara cosas que a ellos les pasan en la vida, y que tuvieran algo que ver con la luz. Y entonces la gente joven, pudiera hacer videos, clips, intentando responder esa pregunta. Por ejemplo: ¿Por qué vemos las cosas del color que las vemos?. O, ¿por qué las moscas van a la cámara de la tele? Un poco para enfatizar este hecho de que muchas veces tenemos preguntas en la vida cotidiana, tenemos curiosidad por saber cómo funcionas cosas, que tienen respuestas sencillas, basada en ciencia. En este caso en ciencia de la luz.

Ll.B.: Claro. De hecho la luz es posiblemente una de las cosas más importantes para nosotros. A nivel, por ejemplo, de la regulación del biorritmo, ¿no? Nos ordena algunas tareas del cuerpo humano. Si viviéramos a oscuras nuestro metabolismo iría perdido.

Ll.T.: Completamente. La luz es algo que es tan omnipresente en la vida humana, que cuando te paras a pensar qué harías sin luz, te das cuenta que el mundo sería radicalmente diferente. En todo: la salud, la vida, la vida social, etcétera. De hecho, lo que hacemos en los países del sur de Europa y lo que hacen en el norte de Europa, cambia, en parte también, por las horas de luz que hay. Esto también liga con la fotónica como técnica. Uno de los avances que ha habido estos últimos años ha sido nuevas formas de hacer luz. Cuando éramos niños había luz del Sol, bombillas, fluorescentes y para de contar. Hoy en día, en cambio, hay muchos tipos de luz. Con bombillas de luces que hacen luces de todos colores, formas de hacer luz que ayudan a la gente que hace edificios y espacios para convertirlos en lugares más acogedores, interesantes, estás más cómodo allí dentro, te sientes más inspirado.

Ll.B.: También las casas adaptadas, que según la luz exterior cambian la luz interior.

Ll.T.: Sí, claro. De hecho, hay mucha gente que con ello hace negocio. Algunas empresas se dedican a ello. Yo lo encuentro un área fascinante, porque tiene un impacto muy grande en la vida de la gente. Y además involucra a mucha gente: arquitectos, diseñadores… Cuando vas a una cafetería, la luz que hay te afecta el estado de ánimo, si estás cómodo o no, etcétera.

Ll.B.: Cambia mucho, sí. Si tienes luz fría, azules, violetas, por ejemplo, cuando saboreas un café, te dices: “¡Me voy!”. Según como te coge.

Ll.T.: Cierto.

Ll.B.: Preferimos luz más cálida, que te recuerde más el sol.

Ll.T.: Seguramente. Como estamos acostumbrados, a veces, no paramos a pensar lo importante que es el ambiente de luz que tenemos.

Ll.B.: Sí. También hay una cualidad muy bonita de la luz que es que a partir de la luz reflejada en los objetos nos ayuda a tener la sensación tridimensional, de profundidad, calcular las distancias, perfilar los volúmenes. Lo tenemos integrado dentro porque estamos acostumbrados, pero realmente es fascinante.

Ll.T.: ¡Y los colores! Para mí los colores son algo muy importante. Me gustan las cosas que tienen colores diferentes, en todo. Puedo estar mirando el mar durante horas, o un bosque, el verde en primavera. O los colores diferentes en otoño. O ¡el color blanco de la nieve! Las cosas que tienen un color potente me gustan mucho. Y de hecho, aquí, en ICFO, verás que hay mucho color. En todas partes hemos puesto cosas de color.

Ll.B.: Es verdad. Te quería comentar que últimamente ICFO ha ganado muchos premios. ¡Sois un centro de investigación de la luz impresionante! Por fortuna en nuestro país.

Ll.T.: Ganan premios los ICFOnianos. Y en ICFO, como tal, recibe reconocimientos. Aparece en rankings del mundo como uno de los centros mejores en algunas cosas. Esto es algo que me hace muy feliz porque demuestra que si tú haces las cosas con ilusión, tienes gente que te ayuda, y tienes un poco de suerte, se pueden alcanzar metas muy difíciles. Tanto en Boston como en Barcelona.

Ll.B.: Trabajáis muy bien, ¿no?

Ll.T.: Sí, hay que tener suerte, hay que tener gente que te ayude, todo esto es necesario. Pero, ¡allí también! En Estados Unidos hay muchas y muy buenas oportunidades, pero cuestan mucho conseguir, también. Porque hay mucha gente que las quiere, evidentemente. O sea: ¡en ninguna parte regalan nada! Y desde aquí podemos hacer lo mismo que hacen en otros lugares. Por ejemplo, hay áreas de la fotónica que requieren mucho dinero, que requieren láseres muy grandes. Hay láseres que son como un campo de fútbol. Pues en estos láseres en ICFO no trabajamos. Nos harían falta un dinero que no tendremos. Pero en cambio hay cosas que sólo dependen de tener ideas muy buenas. Es igual hacerlo en Barcelona o en Boston. Yo nací en Berga. Es igual ser de Berga, que ser de Massachusetts. ¡Es igual! Lo tienes que intentar, tienes que probar tus sueños, y claro, hay que tener suerte. Hay mucha gente que lo prueba y tiene mucho talento, pero tiene mala suerte. Esto ocurre en la vida. ICFO lo que tiene de especial es que cuenta con ICFOnianos espectaculares. Por alguna razón, los astros, los dioses, ¡nos han ayudado! (risas) Y hemos contratado a gente que son espectacular. Son increíbles. Un grupo grande de personas que tiene mucha ilusión, muchas ganas, que tiene talento, que trabaja mucho, que lo pasa bien haciendo lo que hace. Y eso si tú lo haces de forma continuada, durante unos cuantos años, al final da resultados.

Ll.B.: Para la fotografía de las manos, ¿qué objeto has elegido?

Ll.T.: He elegido estos colores —Lluís Torner esparce un abanico de lápices de colores sobre la mesa, los extienden con delicadeza la mano izquierda—, por muchas razones. Primero porque, ahora menos, pero en el pasado usaba muchos lápices. Me gusta mucho escribir en lápiz. Todo lo que hacía, mis apuntes, los diseños, los cálculos, lo hacía con lápices, siempre de colores.

Ll.B.: Después, a lo largo del tiempo, quién te iba a decir que trabajarías con el color, ¿verdad?

Ll.T.: ¡Exacto! Es curioso. El lápiz es un objeto que encuentro precioso. Que sea de madera, tal como está hecho, la mina, la letra que haces cuando escribes, los dibujos, bocetos… Aparte de eso, los colores me atraen, ya lo decía antes. Me gustan mucho las cosas que tienen colores marcados, ni que sea ¡el color blanco!

Ll.B.: O sea, que con una carta de colores de Pantone, eres megafeliz, ¿no? (Risas)

Ll.T.: Sí, ¡muy feliz!

Ll.B.: Una cosa, ahora que hablamos de colores. El color verde es un color que le gusta mucho al ojo, ¿por qué?

Ll.T.: Es el color en el que tenemos máxima sensibilidad. Por lo tanto también el color con el que es más arriesgado mirar una luz intensa. ¿Sabes que a veces hay gente, en los campos de fútbol, que con un láser, un puntero verde, apuntan a los jugadores? Esto es muy mala idea porque el ojo es muy sensible al color verde. Y por tanto, si a ti te viene una luz de color verde muy intensa, el ojo la absorbe toda y es fácil que se dañe la retina. Pues, a mí esto de los colores es algo que me gusta muchísimo. De hecho en casa, siempre me hacen la broma, que cuando hay que ir a comprar algo, un sofá, alguna alfombra, ¡mejor que vaya yo! ¿Sabes aquellas tiendas que hay con el sofá y muchas alfombras? Paseo por allí, doy vueltas …

Ll.B.: ¿Para ver qué color te gusta?

Ll.T.: Y de repente digo: ¡Aquel!

Ll.B.: Lo ves claro.

Ll.T.: ¡Sí! Me ocurre. En cosas que tienen colores. O en cuadros, también. A veces cuando vamos a exposiciones, pues, sí, bueno, hay cosas que me gustan, pero de repente, hay una, ¡que me gusta mucho! O sea, ¡que tengo una adicción concreta por los colores! (risas) Colores que sean, o todo de un color o combinaciones. Soy muy sensible a los colores por alguna razón.

Ll.B.: ¿Tienes más memoria visual?

Ll.T.: Sí, exacto. Cuando iba a la escuela había amigos que cuando oían algo una vez ya lo recordaban! Yo las cosas que escucho, me cuesta recordarlas y entenderlas. En cambio, las cosas que veo, me quedan. Cuando hablo o discuto con la gente que trabajo, a menudo hago esquemas y dibujos. Me gusta.

Ll.B.: Muy bien. Ahora que comentas esto del trabajo. Vosotros tenéis un departamento de investigación y transferencia de conocimiento…

Ll.T.: El KTT, lo llamamos. Escrito en inglés: Knowledge and Technology Transfer. Lo hacemos todo en inglés porque tenemos mucha gente que es de fuera. Además, nuestro mundo es el Mundo. El inglés nos sirve para comunicarnos. Porque KTT, Knowledge and Technology Transfer? Porqué el ICFO se puede transferir tecnología a empresas que nos compran patentes. Pero también se puede transferir conocimiento. No hace falta que sea una patente, puede ser una consultoría, una opinión. Por eso me decimos KTT. En ICFO en esto son muy activos, intentamos colaborar tanto como podemos con el mundo industrial. Si puede ser, de nuestro entorno, y si no, de donde sea. Básicamente por una razón que es ésta: cada uno sabe lo que sabe. Por ejemplo, nosotros sabemos ciencia y tecnología, sabemos cómo hacer cosas o qué es lo que se puede hacer con luz. Pero que algo se pueda hacer, no quiere decir que los ciudadanos quieran comprar o quieran tener. A veces hay cosas que no aportan ninguna solución a la gente. En cambio, los que saben que quieren los clientes a menudo son las empresas, sobre todo las que están dispuestas a cuidar de las necesidades de sus clientes …

Ll.B.: Conociendo los gustos, tendencias …

Ll.T.: Sí. Pues, entonces, este contacto entre la gente que sabe hacer cosas, que sabe qué es lo que se puede hacer y la gente que sabe qué es lo que es relevante comercialmente, da resultados que a menudo son sorprendentes. En el ICFO tenemos ejemplos en el ámbito cosmético. A partir de un programa que el ICFO hacía orientado por aplicaciones biomédicas, hablando con una empresa del mundo cosmético, vimos que la tecnología podía servir para una aplicación cosmética. La técnica, los aparatos y todo era exactamente igual, pero nosotros nunca hubiéramos pensado en la aplicación cosmética. Y esto ocurre con frecuencia. O sea, mezclar gente de mundos diferentes, no siempre, pero a menudo hace que se generen nuevas ideas. Ideas que nunca hubieras pensado porque no es tu mundo. Tú conoces lo que tú conoces y él conoce lo que él conoce.

Ll.B.: Una pregunta, corrígeme si estoy equivocado, me parece que en células solares se han impreso un tipo de plásticos transparentes, de muy bajo coste de producción, para empapelar edificios enteros y captar la luz del Sol.

Ll.T.: Esto es lo que queremos hacer. Aquí en el ICFO y en muchos lugares del mundo. Es decir, la idea ya funciona pero funciona con trozos pequeños. Hace diez años esto parecía imposible. Hoy en día funciona pero en trozos pequeños. Ahora lo que se investiga es que funcione con trozos más grandes y por lo tanto, que se puedas poner toda una pared. Se llegará. Observa que esto no es fácil porque tú quieres tener un material que sea fotovoltaico, por tanto, que capte un poco de luz, pero que a la vez sea transparente. Porque lo puedas poner, por ejemplo, en una ventana. Y esto es como “bueno y barato”, digamos. ¡Cosas que son difíciles de combinar! (risas). Pero pasará. Porque ya te digo, hace diez años, la gente no sabía cómo hacer ni un trozo pequeño y ahora ya sabe.

Ll.B.: Perfecto. Ahora, otra cosa, así, curiosa, ¿el ICFO trabaja en criptografía?

Ll.T.: Sí, no mucho, pero tenemos algún programa en este ámbito.

Ll.B.: ¿Para información más segura? Su transferencia.

Ll.T.: Sí, exacto. Se trata de mantener la privacidad. Las técnicas que hay hoy en día son muy seguras. Pero no son completamente seguras. Es decir, siempre existe la posibilidad de que un hacker pueda encontrar el código y por lo tanto te pueda espiar lo que envías. A veces haces cosas que quieres que sean privadas. ¿Quieres enviar aquello sólo a alguna persona. La tecnología actual es muy, muy segura, pero no es completamente segura. En cambio, hay algunas técnicas que están basadas en matemáticas de la física cuántica que permiten hacer cosas completamente seguras. Es decir, que si alguien te esperan, te das, detectas que alguien te está espiando. Esto ya funciona, pero es todavía caro y voluminoso, y por tanto, se utiliza para cosas muy especiales. Por ejemplo, esto se utilizó, hace tres o cuatro años, en Suiza, para hacer unas votaciones por Internet. El sistema de votación, estaba basado en técnicas de estas que son completamente seguras. Por lo tanto nadie podía espiar o manipular los votos desde el colegio electoral hasta la central. Ahora los chinos están también construyendo una red en China basada en matemática de física cuántica que también será completamente segura. Nosotros en ello nos hemos especializado en hacer enlaces completamente seguros entre la Tierra y satélites.

Ll.T.: Perfecto. Si quieres añadir algo más.

Ll.T.: Sí, mira, un par de cosas muy importantes. Una cosa que me gusta mucho de ICFO y de varias entidades similares que hay en Cataluña es que son entidades que ofrecen oportunidades a la gente joven. Esto en ciencia no siempre es así. La carrera científica requiere años y ofrece buenas oportunidades a la gente consolidada. A partir de cuarenta años. Pero la gente que empieza, desde los dieciocho hasta los cuarenta, a veces le cuesta entrar en el sistema. Pues en el ICFO dedicamos una parte mayor de los esfuerzos para que esto no ocurra, ayudando a jóvenes aún no consolidados, con becas, con programas, intercambios, en fin, muchas cosas… Ahora te quería hablar del doctor Pere Mir. El doctor Pere Mir tiene una fundación privada que se llama Fundación Privada Cellex. Una fundación que otorga recursos a mucha gente, en particular también en el ICFO, para proyectos de investigación. Y lo hace desde un punto de vista puramente filantrópico. Es mecenazgo. Esto es algo común en otras partes del mundo, que quiere devolver una parte de su dinero a la sociedad a través de proyectos dedicados a científicos, gente joven o gente que tiene problemas. En el sur de Europa esto es muy poco común. Hay muy poca gente que tenga esta actitud. Hay muy pocos mecenas de la ciencia. Pues en Cellex tenemos un ejemplo extraordinario. Me gusta hablar porque el doctor Mir ha ayudado mucho en el ICFO y a mucha otra gente y se merece un gran reconocimiento de la sociedad.

Ll.B.: ¿En qué especialidad es doctor?

Ll.T.: En química. Es un innovador en tecnología química, enamorado de la ciencia y del talento joven, que construyó grandes industrias. Ahora reparte una parte de sus recursos entre mucha gente, sobre todo en proyectos que ayuden a gente joven con talento.

¡Fantástico! La luz es un milagro natural y centros como el ICFO, afortunadamente para todos nosotros, nos permiten disfrutar ahora y más adelante de sus misterios. Suelto el vehículo y me vuelvo a casa, muy contento. El doctor Lluís Torner es un magnífico embajador de la luz. Qué suerte que tenemos de tener personas como él que trabajan por la ciencia en nuestro país.

Texto y fotografias: Lluís Bussé © 2014
Twitter: @lluisbusse
E-mail: lluisbusse (at) gmail.com