Close-Up nº 15 : Eduard Sanz | Cast

 

CLOSEUP n15 CASTEntrevista Close-Up

La cultura desde la administración pública es, como otras muchas cosas, un asunto serio donde es necesaria la complicidad de sus gestores, atentos al cúmulo de experiencias, hábitos, costumbres, creencias, y valores, que caracteriza al grupo humano que representan. Eduard Sanz es un magnífico gestor cultural de la Ciudad de Esplugues de Llobregat. Hemos quedado para hacer unas fotos y hablar un rato de su tarea diaria como Concejal de Cultura y Participación Ciudadana de esta bonita población.

LL.B.: Cuéntame, si es posible, tu trayectoria profesional, tus estudios, aficiones, hasta el momento actual. Aunque sea muy por encima.

E.S: Yo estudié la EGB y la FP2 de ese momento, en la rama de electrónica industrial. Después de eso empecé una carrera técnica de obras públicas. No la acabé porque a nivel profesional derivé entonces hacia la informática, programas de imagen, diseño con AUTOCAD, etc. dedicándome a la docencia en esta materia. Después de eso entré en la rama más política o como me gusta decir, la rama de activista social. Activista social pero dentro del sistema. Para cambiar las cosas dentro de una vertiente más política, y también sindical. Y digamos que mi trayectoria profesional en los últimos años (cuando digo los últimos años, catorce, quince), he estado más en este movimiento.

LL.B.: Eres responsable, mejor dicho, Concejal de Cultura y Participación Ciudadana de la Ciudad de Esplugues de Llobregat. ¿Qué proyectos hay iniciados?

E.S.: Ahora mismo en el Ayuntamiento, a nivel cultural, estamos preocupados por la creación cultural. Somos un municipio no muy grande y por lo tanto dentro de este municipio lo que es el aspecto cultural se ha basado históricamente en la parte que es la cultura popular y tradicional, las entidades, etcétera. Los ciudadanos han sido y son grandes consumidores de las actividades culturales que llevábamos de otros lugares, y de la propia. La vocación ahora es iniciar proyectos para facilitar la creación cultural y esta es la línea de trabajo actual. En concreto, ahora, ¿qué estamos a punto de sacar? Uno de los proyectos es Esplugues Crea. Dónde queremos poner en contacto a todas aquellas personas que se sientan creadores de cultura en diferentes ámbitos, sean artes escénicas, fotografía, audiovisual, etc. Desde el Ayuntamiento les queremos ofrecer una serie de servicios para facilitar esta tarea. Sobre todo buscamos el contacto de los creadores culturales de la ciudad, creando una red que genere nuevos proyectos. Ahora estamos básicamente en esa línea.

LL.B.: Corrígeme si lo tengo mal entendido, me parece que la ciudad de Esplugues de Llobregat es de los pocos municipios que ha tenido y tiene en la actualidad superávit. ¡Hacéis muy bien los deberes! (risas)

E.S. : ¡Sí! Somos de los pocos. Seguramente no hay muchos que lo puedan decir. Hemos sido un municipio que al ser pequeño, no hemos tenido nunca ingresos como para poder estirar demasiado. No tenemos grandes polígonos industriales, no tenemos grandes zonas… Y sí, como en el resto de poblaciones, con el boom del ladrillo, crecieron nuestros ingresos. Pero somos un Ayuntamiento donde siempre hemos tenido muy claro que no teníamos que ir más allá de lo que nos correspondía, es decir, que lo que teníamos que pagar de salarios, de servicios básicos, consumo energéticos, etcétera, teníamos que hacerlo con los ingresos propios y no confiar en otras cosas que sabíamos eran extraordinarias. Hemos sido siempre, eso que llamaríamos ahora: “Oye, hay que ser austero…”. Bueno, yo creo que nosotros siempre lo hemos sido. En la línea de decir no vayas más allá de lo que no puedes asumir. Y esto hace que a lo largo de los años esta política tenga resultados: has podido ir haciendo servicios, has podido ir haciendo inversiones en la ciudad, etcétera, pero sin pasarte. En concreto este año pasado hemos tenido un superávit de 6 millones de euros. Podría parecer mucho. Y de hecho, ¡es mucho dinero! Pero hay que aclarar, siempre hay que aclarar, que es un superávit contable. Sí que tenemos 6 millones de superávit, pero nos deben mucho dinero. Por lo tanto, no los tenemos; nos les deben. Sin embargo, gracias a que funcionamos bien con la tesorería, etcétera, a pesar de nos deban ese dinero, el Ayuntamiento no tiene muchos problemas. Un ejemplo, que yo creo que es interesante para todos, es que somos la administración pública que a fecha de hoy, estamos pagando las facturas a los proveedores a treinta y dos días. Que esto pocos ayuntamientos pueden decirlo. En este sentido sí que cumplimos y cumplimos muy bien. No es porque lo diga yo, pero en cuanto nosotros trabajamos con empresas culturales y vienen al Ayuntamiento de Esplugues vienen muy tranquilos, porque saben que pagamos y pagamos bien. Es así y la gente te lo reconoce.

Ll.B. Perfecto. Hay un centro de Esplugues, entre otros equipamientos culturales, el Museu can Tinturé , donde hay la colección de azulejos de muestra de Salvador Miquel, además de realizarse exposiciones también de carácter internacional con un gran éxito participativo.

E.S.: el nombre Esplugues, en resumen, significa “cueva”. El nombre viene dado también por la situación geográfica de la ciudad, rodeada por diferentes torrentes, que tienen un terreno muy arcilloso, lo que facilitaba la creación de pequeñas cuevas. Durante la industrialización tuvieron muchas fábricas, de tejas y ladrillería, que hacían también cerámica. Gracias a esta ubicación. Nosotros lo que hicimos fue coger este legado que teníamos y hacer un museo de azulejos de muestra. Baldosa de muestra quiere decir, aquella baldosa que se colocaba y que repitiéndose varias veces termina haciendo un dibujo. El Museu can Tinturé Es el único museo en España, que conozcamos, de este tipo. Tenemos azulejos desde el siglo XIV hasta el XIX, finales del XIX. También tenemos una fábrica, que es La Rajoleta, que estamos convirtiendo en museo, y pese a estar en una situación provisional, se puede visitar. Se puede ver cuál era la forma de la producción, los hornos, etc. Y la virtud que tiene esta fábrica, este proyecto museístico, respecto a otros lugares, es que precisamente en Esplugues hay un conjunto de hornos árabes, de botella, ingleses, que no existe en ningún otro lugar. Es decir, estos hornos por separado existen en otras ciudades, pero todos juntos, en la misma ubicación, no. Somos los únicos que lo tenemos. Por tanto a nivel cultural, saliendo fuera, superando España, las fronteras, a nivel internacional, este museo tiene un valor muy significativo. Ligado a esto, hay una bienal de cerámica, la Bienal de Cerámica de Esplugues Angelina Alós. Angelina Alós ha sido una gran ceramista de Esplugues. Y esta bienal de cerámica tiene un carácter internacional; la edición pasada, hace dos años y volveremos a tener una nueva edición, tuvimos cuatrocientos y pico participantes, de los cuales, casi la mitad, eran de fuera. De fuera de España. Este reconocimiento internacional hace que participe mucha gente. Al final, como te decía, poner Esplugues en el ámbito cultural, dentro del mapa, y del mapa del área metropolitana, que es muy complicado, porque tienes la potencia de Barcelona y otras ciudades, pues es difícil, ¿no? Por tanto cogiendo nuestro pasado que es ceramista, en un entorno único, lo que hemos hecho es vincular este espacio cultural con nuestra ciudadanía. La gente de Esplugues se encuentra orgullosa de La Rajoleta, que es la fábrica, de su museo, y de este legado ceramista.

LL.B.: Perfecto. También se hacen fiestas populares por el casco antiguo. La gente participa activamente. Existe el mercado que recupera la época medieval, con herreros, artistas que lanzan llamaradas de fuego por la boca, soldados medievales, los acróbatas, el torneo de caballos, los hornos de pan…

E.S.: Nosotros queremos mantener una identidad propia en cuanto a la cultura. Tenemos la fiesta mayor, con nuestro patrón que es San Mateo, en septiembre. Y la fiesta de Santa Magdalena que es en julio. Y dentro de lo que serían estas actividades de cultura popular y ciertos elementos que forman parte de la identidad de la ciudad, como es el cortejo del pregón, donde se toma el pregonero desde la Casa de Cultura, y las entidades lo acompañan hasta la plaza del Ayuntamiento para recitar el pregón. Y luego comienzan una serie de bailes propios de la ciudad. Por lo tanto tienen un componente representativo, de cierta ceremonia, por decirlo de alguna forma, que identifica también la ciudad respecto de otras poblaciones en algunas actividades. Pero claro, también tenemos la vertiente más lúdica, como decías. Algo que ha cogido también empuje y que es muy reconocido, no sólo en Esplugues, sino en los alrededores , que es el Mercado Medieval que hacemos en la zona antigua. Como lo llevamos haciendo hace muchos años ha cogido mucha fama. Está ubicado en unas calles de Esplugues que invito a todos a visitar porque es como ver una ciudad dentro otra ciudad. No hay nada parecido. Un espacio precioso. Y por tanto el mercado es una gran oportunidad para conocer esta zona. De hecho, este año, cuando llegue septiembre, como coincide con la celebración de los cincuenta años del poblado Esplugas City, una recreación del Oeste, donde se grabaron un centenar de películas del espagueti western, incluso con actores de nombre reconocido. Pues este año lo que hemos decidido es convertir el Mercado Medieval en el Mercado del Oeste.

Ll.B.: ¡Qué divertido!

E.S.: Y por tanto, también un poco para decir: “Mercados medievales hay muchos, pero nosotros, ¿qué tenemos? En Esplugues tuvimos un poblado del Oeste y se grabaron cien películas”. Queremos vincular a la ciudadanía también a este pasado. Y por lo tanto convertir este mercado, de forma lúdica y estimulante, en el Mercado del Oeste. Supongo que de aquí en adelante será seguramente ya el Mercado del Oeste, ¿no? Una actividad muy interesante. En esa misma zona hacemos otra mercado que también tiene muy buena acogida, que es la Nit Esotèrica, una noche dedicada a las brujas y las ciencias ocultas, por decirlo de alguna forma, con música, bailes, danza celta, consiguiendo una gran participación lúdica y divertida de los asistentes.

LL.B.: ¡Fantástico! Ahora, háblame de la fotografía de las manos. ¿Cuál es el objeto que has elegido?

E.S.: El objeto es un trisquel. Un antiguo símbolo celta que hace referencia al Sol y que usaban los pueblos celtíberos, de la Península Ibérica. Y la verdad es que al objeto le tengo cierta estima, y eso que no hace mucho tiempo que lo tengo. Pero no es tanto por lo que significa el objeto, el trisquel lo que dicen es que significa la evolución constante, el crecimiento, el aprendizaje, etcétera. Pero a mí me interesó más por el lugar donde lo compré. El lugar donde lo compré son las ruinas de Numancia, en la provincia de Soria. Y esto lo hice hace un par de años, en una visita que tuve. Y lo que me llamó la atención , digamos, de la visita, fue el dicho aquel de “resistencia numantina” . Porque de hecho fue una ciudad celta que sufrió diferentes acosos por parte de los romanos. E incluso el último duró unos diez años,¿no? Y los que vivían dijeron: “Antes muertos de hambre o suicidados que rendirnos”. Esta capacidad de resistencia me cautivo y un poco haciendo el símil de esta situación que vivimos; me da la sensación que los ciudadanos debemos estar eso: resistentes. Básicamente por la situación de pérdida de derechos, de pérdida de servicios. Tengo la sensación de que nos toca vivir una época de resistencia, tenemos que ser fuertes, resistir, la situación que nos ha tocado vivir. Y tiene que ver con esto y no tanto con el propio símbolo .

LL.B.: Perfecto. Cuando paseas por la ciudad de Esplugues en ocasiones puedes ver algún cartel que dice: ” Esplugueja’t “. ¿Qué significa espluguear? (risas)

E.S.: Bueno, literalmente, su significado sería “conviértete en espluguense” . ¡Hazte de Esplugues! Es una campaña de comunicación, pero uno de los objetivos finales, como te decía, esta ciudad rodeada de un continuo urbano, el área metropolitana, una de las ideas es sentirte orgulloso de tu ciudad. Y por lo tanto es una forma de comunicar tu identidad. Eres de Esplugues e invita a tu gente a disfrutar de Esplugues.

LL.B.: Me he dado cuenta de que eres un entusiasta defensor de la ciudad y de la tarea que haces, un trabajo muy positivo y necesario. La ciudadanía, tengo observado, tiene una relación muy cercana con los servicios, los mercados, las pequeñas empresas o comercios, la Rambla, los parques y jardines… Disfruta de la ciudad con un talante muy natural, con fuertes raíces y una convivencia sorprendente. Todo ello es muy agradable.

E.S.: Creo que una de las ventajas que tenemos en Esplugues, me siento orgulloso de ello, es que somos una población de cuarenta y seis mil habitantes. Esto podría parecer una ciudad muy grande, pero el resultado es el contrario: somos una ciudad grande al lado de Barcelona, sí, pero tenemos muchos componentes de pueblo. Es una ciudad tranquila, al no tener grandes polígonos industriales, tampoco tenemos unas grandes zonas de ocio , que eso, en algún sentido puede parecer una desventaja, pero tiene su parte positiva. La parte positiva es que tenemos un comercio local más cercano. Al no tener competencia de otros tipos; la gente vive mucho en el espacio público. Vive en la calle, en la Rambla, en el mercado. Tenemos mucha zona verde. La gente como vive mucho en la calle, esto hace que se conozcan. Uno de los objetivos, que yo, desde la política cultural he tenido siempre, ha sido defender la cultura como elemento de cohesión social. Por eso cuando antes hablábamos de las fiestas populares, incluso en la Fiesta Mayor, que a veces te dicen: “Oye, en tiempos de crisis, ahora estamos gastando dinero para traer a…” .Bueno, la Fiesta Mayor tiene un componente de cohesión social de las personas, hace que los vecinos se conozcan, compartan actividades, compartan el espacio público. Esto a veces se puede mirar como un dispendio, en realidad para nosotros es una inversión. Y el resultado lo acabamos obteniendo, porque vemos que es una ciudad muy cercana. Un dicho que hace tiempo que se dice en Esplugues, es que el Alcalde, y ahora la Alcaldesa, la podías encontrar apenas entrando en el ayuntamiento, en la primera puerta a la izquierda. La gente decía , “Si quieres ver al Alcalde, entras en el Ayuntamiento y lo encuentras allí”. Es decir, somos una ciudad del área metropolitana pero tenemos este factor de pueblo, de proximidad, muy elevado. Incluso entre la propia ciudadanía; vas por la calle y la gente se para, se saluda. Y creemos que esto es un valor y la gente que vive aquí, además, lo agradece.

Después de pasear por la ciudad me despido de Eduard Sanz. ¡Qué envidia! Trabajar en Cultura y que tengas resultados positivos, una participación ciudadana ejemplar y te salgan los números de la caja con superávit. La verdad, si tienen un rato, vengaa a Esplugues. ¡Les encantará!

Texto y fotografías: Lluís Bussé © 2014
Twitter: @ lluisbusse
E-mail: lluisbusse@gmail.com